lunes, 3 de febrero de 2014

¿Los productos anti-edad realmente funcionan?


Seguro que no soy la única que se ha preguntado alguna vez si los productos anti-edad que anuncian por la tele e intentan vendernos por todos sitios son realmente eficaces, si cumplen lo que promenten ¿Tú te lo has preguntado? Llevo cierto tiempo con la idea en la cabeza y comencé a leer e investigar un poco sobre el tema para descubrirlo. Mi conclusión ha sido más o menos clara (Y te la cuento al final y estaré encantada de comentar si alguien no está de acuerdo) pero antes ¿Qué me ha hecho llegar a esa conclusión?

LA EVIDENCIA                                                                                       


Hay una gran evidencia que nadie me podrá negar, la piel envejece con el paso de los años. Pierde elasticidad, hidratación, pierde su forma... y cuánto más mayor nos hacemos, más evidentes son los efectos del paso del tiempo. Hasta ahí estamos todos de acuerdo ¿Verdad? Pues bien, resulta también evidente que si no tratamos nuestra piel de ninguna manera irá empeorando poco a poco con el paso de los años.

También quiero reflejar como evidencia la diferencia entre hombres y mujeres, porque alguien podrá decir... "Los hombres "No se cuidan" (Y pongo entre comillas porque cada vez es menos cierto) y envejecen estupendamente. Sí, es cierto, pero los cambios hormonales que sufre el cuerpo de la mujer y nos sufren los hombres por igual, y eso afecta a la piel y ello nos hace diferentes. 

LOS COMPUESTOS                                                              

Una vez aclarado esto es hora de fijarse en algo realmente importante, ¿De qué están compuestos los productos? y ¿Para qué sirven esos compuestos?. Remontándome unos cuantos años (Y siglos) atrás, sabemos que ya habían descubierto que con ciertos compuestos, extractos de hierbas o elementos naturales su piel lucía mejor que sin ellos. Con el paso de los años los investigadores han podido certificar por métodos científicos los efectos beneficiosos de esos productos y componentes. Y siendo el ser humano tan inteligente como parece (No como es) decidió unirlos entre sí para combinar diferentes efectos. 

Las cremas están compuestas de cientos de productos beneficiosos para la piel, como el ácido-hialurónico, un componente esencial de la piel que le aporta elasticidad. O la vitamina C que se ha demostrado que actúa contra pigmentos "poco habituales" disminuyendo las manchas. O la elastína, que como su nombre nos sugiere, aporta elasticidad y resistencia. Y así podría estar enumerando una largísima lista de componentes...

NUESTRA PIEL                                                                                       

El segundo punto que tenemos que tener en cuenta sobre la efectividad o no de los productos anti-edad es nuestra propia piel. 

Cada persona es un mundo (O un universo) y cada uno tiene la piel con unas características concretas a las que también afecta su la forma de vida: Si es fumador, si no lo es, si se expone mucho al sol, si se pasa todo el día sentado en una oficina... 

Hago referencia a esto porque, para que un producto tenga efecto o no también ha de valorarse el tipo de piel en el que se está probando, si los componentes de ese producto cubren las carencias de esa piel o si aportas más vitaminas de las que realmente necesita... 

Por ejemplo, los productos anti-edad no están diseñados para una chica de 20 años (Aunque en los anuncios se empeñen en vendérnoslos con modelos que realmente no necesitan este tipo de productos), se comienzan a usar a partir de los 30 años, aproximadamente. La piel comienza a tener efectos notables de envejecimiento en torno a los 40 pero, para que no nos coja de imprevisto, a los 30 es buena época para empezar a cuidarse. 

CONCLUSIÓN                                                                                       

Después de valorar sobre estos aspectos y sin ánimo de que esto sea ninguna afirmación científica, no más que una opinión personal basada en una pequeña investigación por internet y la experiencia personal, concluyo que sí, los productos anti-edad realmente funcionan. Pero:
  • Hay que tener presente que estos productos no son un milagro divino que te hará mantenerte siempre joven, eso no existe ni con mucha cirugía estética, lo que si harán (Y para eso están diseñados) es para atenuar los efectos del tiempo, para hidratar la piel, aportarle firmeza y elasticidad, para que tenas una piel sana y para envejecer no sea tan duro.
  • Todos los productos no sirven para todas las personas, cada piel es un mundo y tiene unas necesidades concretas, si le aportas lo que realmente necesita notarás los resultados, si le aportas más de lo que ya tiene no verás ningún resultado.
  • Los tratamientos de belleza de medicina estética como la mesoterapia o el peeling que se centran en los procesos de antienvejecimiento son igual o más efectivos. 


Y vosotras ¿Qué opináis? ¿Creéis que los productos anti edad funcionan? Estoy deseando leer vuestros comentarios, un besazo, nos vemos en las redes @kellyboops o facebook Estar Guapa es un Buen Plan