lunes, 20 de enero de 2014

La piel del rostro es propensa a las manchas.


Con el paso de los años la piel va cambiando poco a poco, envejece. Son muchos los factores que influyen en este proceso y por consiguiente favorecen la aparición de manchas en la piel: La alimentación, la hidratación las hormonas... pero hay una que predomina sobre todas las demás. El sol. 

La melamina, (Para los que no la conozcáis es el elemento del cuerpo que da color a la piel) ayuda a combatir los radicales libres de la radiación solar, cuando la exposición a ellos es mayor de lo habitual la piel comienza un proceso de hiperproducción de melamina para defenderse de los efectos dañinos del sol (Y nos ponemos morenitas). Pero hay ocasiones en las que este proceso se descontrola produciendo un aumento irregular de la melamina y creando así las manchas de la piel.  Es algo tan habitual que afectan a un gran número de personas pero para la mayoría combatirlas es relativamente sencillo gracias a cremas especializadas o tratamientos de belleza específicos (Como la mesoterapia). Pero para combatirlas hay que conocer bien al enemigo y saber contra quién nos estaos enfrentando.

EL MELASMA

Son manchas de tono más oscuro e irregular al color habitual de la piel que aparecen en el rostro. Las zonas más propensas a este tipo de manchas son las mejillas, la frente, la barbilla o el labio superior. Pueden aparecer tanto en hombres como en mujeres, sin embargo, por temas hormonales, nosotras somos más propensas padecer este tipo de manchas, sobre todo durante el embarazo, (Que pasa a llamarse cloasma ) o cuando tomamos anticonceptivos orales. 

Para prevenirlas: Protégete bien tu rostro de la exposición solar. 
Para combatirlas: Busca cremas específicas para combatir los melasmas o busca un buen centro donde hagan mesoterapia facial. 


EL LENTIGO

Son manchitas de la piel de forma ovalada o redondeada, suelen aparecer solas o en grupos de 3 o 4. Afectan principalmente a personas de piel clarita, al principio son de color beige y con el paso del tiempo empiezan a oscurecerse (Muy lentamente). Es entonces cuando nos damos cuenta de que las tenemos. Aunque el rostro es una zona habitual para este tipo de manchas (Debido a la exposición solar) también podemos encontrarlas ne los brazos, las piernas, la espalda... en general cualquier zona con exposición prolongada al sol. 

Para prevenirlas: Protégete bien tu rostro de la exposición solar. 
Para combatirlas: Busca cremas específicas para combatir los melasmas o busca un buen centro donde hagan mesoterapia facial.

LAS PECAS

Otras manchas muy habituales en el rostro son las pecas, también conocidas como efélides, pero de ellas ya os hablé detalladamente en ESTE post que podéis recordar rápidamente 


Si identificas alguna de estas manchitas en tu piel combátelas lo antes posible para que no se conviertan en un problema serio. ¿Os ha resultado útil este post? Un besazo a todas, nos vemos en las redes @kellyboops o facebook Estar Guapa es un Buen Plan