jueves, 21 de agosto de 2014

Errores típicos cuando nos maquillamos


Maquillarse parece fácil, pero no lo es. O no al menos si lo quieres hacer de la forma adecuada. Ahí está la gran diferencia entre los grandes estilistas y maquilladores y un maquillaje de andar por casa. Aún así, hay veces que acertamos a lo grande y otras que... no tanto. Tranquilas, esto le ocurre a todos los mortales de la tierra incluidas las celebrities. 

Un maquillaje de un tono más claro que la piel. Lo único que se consigue es un tono demasiado pálido  y que parezcas que estás a punto de tener un mareo.

Pasarse con el iluminador. Y dejar la zona de las ojeras demasiado blancas. Un halo especial que bordea al ojo para nada favorecedor.

Demasiado maquillaje, por todos sitios. Hay que decidir qué prefieres destacar, si los ojos o los labios, pero los dos a la vez no es buena idea.

Colorete por todos lados. Demasiada cantidad. Un poquito de colorete consigue realzar el rostro y darle vitalidad, con demasiado colorete parecerá que has bebido más copas de la cuenta o que te has quemado con el sol, o que...

Eyeliner que nunca termina. La línea del ojo está bien pero en su justa medida. Mejor no te pases o parecerás un dibujo animado.

Un bronceado excesivo. La piel de naranja del rostro provocada por el bronceado no es nada favorecedora.


El perfilador de labios incorrecto. Está bien perfilar los labios para que parezcan más grandes, pero ojo, si lo haces de tono, por fuera y mal, parecerá que tienes una boca de pato muy fea.

Maquillar las cejas poco pobladas está bien, pero no en exceso y menos si la diferencia entre las cejas y el pelo es tan grande. 

Fuente.  Todos estos son consejos muy sencillos que si los lees un par de veces no se te volverán a olvidar y no los cometerás nunca más de los jamases. Nosotras siempre iremos guapas y perfectas ¿Verdad? Un besazo para todas. Nos vemos en las redes.